Notas

Brujería en la época novohispana

Brujería Santiago Papasquiaro - Cristian Herrera - Tierra Mixta 2018 TM

La época de colonización y evangelización en la zona del noroeste de la Nueva Vizcaya, estuvo llena de infortunios por diversos factores como la accidentada geografía de la sierra y el carácter ágil y agresivo de las etnias en la región. La poca cantidad de estudios y datos que existen sobre las culturas del noroeste dificultan balancear la percepción que a día de hoy tenemos sobre los tepehuanes, xiximes, acaxes, entre otros, por lo que es fácil caer en representaciones negativas de los antiguos pobladores, puesto que la mayoría de las crónicas y documentos provienen de los colonizadores.

El curanderismo y la hechicería, aunque hoy día un tabú, ha estado siempre presente en las etnias y las sociedades “civilizadas”. En los tiempos de evangelización por parte de las misiones jesuitas, es posible encontrar datos interesantes sobre casos de brujería y hechicería en tierras duranguenses, sobre todo de tiempos de la Inquisición.

No obstante, las formas de ver que tenían los españoles sobre los indígenas, atribuían muchas de las prácticas rituales como algo relacionado con el diabolismo. En el texto Brujería, género e inquisición en la Nueva Vizcaya, de Susan M. Deeds, podemos encontrar casos destacados que nos dicen que el uso que solía hacerse de la magia tenía en la mayoría de los casos un fin amoroso. Cosa que habla también de la vida en aquella época de las mujeres y su juego dentro de la sociedad novohispana con fuerte tendencia patriarcal.

Los conocimientos sobre la magia eran cosa de los sirvientes de las haciendas, indígenas esclavos a quienes se acudía para pedir remedios a malestares y hechizos. Era común pues, que fuesen las mujeres quienes recurrieran a las promesas de la magia con el objetivo de protegerse o dominar a sus hombres. No obstante, también existieron solicitudes por parte de hombres con el fin de atraer mujeres con fórmulas mágicas que podían incluir ingredientes vegetales o animales, y partes o secreciones del cuerpo humano.

El choque de creencias en el sincretismo mexicano nos habla aún a nuestros días de la fuerza que el ámbito espiritual tenía. Nuestra cercanía con los elementos religiosos, el sentido del bien y el mal a través de ellos trasciende límites racionales, caracteriza a nuestro país y lo dota de un gran bagaje cultural que mezcla y convive con las etnias y el cristianismo conquistador.

Referencias: http://www.redalyc.org/pdf/139/13901003.pdf
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s