Notas · Reportaje fotográfico

San Andrés de Atotonilco

Atotonilco_TM_CH_17_8

San Andrés de Atotonilco, es un pueblo localizado aproximadamente a 15km al norte de la ciudad de Santiago Papasquiaro. Fundada en 1601 fue una de las primeras estancias establecidas por los jesuitas Bernardo Cisneros y Diego de Orozco. La fiesta patronal se realiza el 30 de noviembre, el número de habitantes ronda las 300 personas y cuenta con 143 viviendas, aproximadamente.Atotonilco_TM_CH_17_1

Esta comunidad guarda mucha historia que se puede ver reflejada en sus construcciones antiguas. En el lugar predominan las casas de adobe que le dotan de un aspecto pintoresco y muy tradicional.

El templo de Atotonilco, con advocación a San Andrés es una construcción muy vieja, aunque fue reconstruida. La torre de la iglesia se erigió hace más de un siglo, iniciándose los trabajos el 30 de enero y concluyendo el 4 de julio del año 1891, bajo la dirección de José Melero.

El ambiente es fresco y muy verde pues es el sitio donde se juntan el Río Tepehuanes y el Río Santiago para conformar la vertiente del Ramos.

Atotonilco_TM_CH_17_5Atotonilco, está apuntado en la épica historia que cuenta la Rebelión de los tepehuanes sucedida en el año 1616. Tras el estallido de la revuelta en El Zape, el día 17 de noviembre los indígenas de Santa Catarina atacaron Atotonilco dando violenta muerte a más dAtotonilco_TM_CH_17_2e 40 personas, entre los que había indígenas tarascos, mexicanos, españoles y mestizos; los tepehuanes quemaron casas y arrojaron chile ardiendo al templo para que por el fuego y el aroma picante los habitantes salieran de sus escondites, pues un día antes habían sido avisados por un español de la matanza que se aproximaba. También murió en el lugar el franciscano Fray Pedro Gutiérrez quien, durante el ataque, saliera del templo con un crucifijo en las manos para intentar persuadir a los tepehuanes de desistir, la contestación de los rebeldes sería menos pacífica pues le mataron a punta de flechas.

San Andrés de Atotonilco es un pueblo vivo que guarda en la memoria de su gente y sus construcciones un sinfín de historias que esperan a ser escuchadas. Serenos paisajes que se extienden por las riberas de sus ríos, aguas termales, y nos dejan apreciar la vida, la convivencia de la naturaleza y el hombre sencillo en un ambiente rural de pazAtotonilco_TM_CH_17_7

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s