¿Sabías qué...? · Notas

MUERTE Y DESTRUCCIÓN DE NUESTROS ANTEPASADOS

SONY DSC

La llegada de los españoles a territorios mexicanos y la posterior fundación de la Nueva Vizcaya y sus misiones, no sólo implicó un choque cultural social, también significó la llegada de enfermedades desconocidas, epidemias y hambrunas que llevaron a la destrucción masiva de los pueblos indígenas en Durango.


Las misiones jesuitas enfrentaron una gran cantidad de dificultades para lograr su cometido de evangelizar y establecer el régimen cristiano y monárquico, no obstante, epidemias como la peste que llegaría a territorios del noroeste de Durango en 1577 coincidieron con el objetivo de los jesuitas por reducir la población indígena.

Tras las primeras epidemias los jesuitas y encomenderos consiguieron más fácilmente el poder de reubicar la población diezmada de los tepehuanes, acaxes y xiximes hacia las misiones y usarlos como mano de obra.

En contraparte, los chamanes persuadían a sus seguidores y les hacían ver el lazo entre los españoles y las epidemias. Auguraban muerte debido a las enfermedades y aconsejaban a los indígenas a retirarse de las misiones. Un suceso astronómico en 1607, el cometa Halley, otorgó a los chamanes mayor credibilidad, estos verían en el cometa un signo de destrucción. Al mes siguiente estallaría una epidemia de viruela que acabaría con miles de nativos.

A su vez, tuvo lugar una gran sequía en la zona de los acaxes, muchos niños y ancianos perecieron, el número de muertes aumentaría con la llegada de una epidemia de sarampión. Entonces, los chamanes recordaban a los indígenas sus advertencias. La hambruna y la enfermedad llevaron al hartazgo y al principio de una gran rebelión por parte de los xiximes en 1610.

En las misiones de su zona los tepehuanes no gozaban de mejor suerte, pues las epidemias alimenticias cobraban un sinnúmero de vidas. Las voces de los chamanes sugerían que los jesuitas eran los culpables pues, según decían, eran ellos quienes envenenaban los alimentos de los indígenas.

La viruela en 1610 y el tifo en 1612 trajeron la muerte a gran escala en los territorios tepehuanes, afectando sobre todo a los niños.

En los primeros meses de 1616, aparecería Quatlatas, un tepehuán apóstata, que predicaría entre los indígenas una inversión a la doctrina cristiana, autoproclamándose obispo y realizando a modo de burla actos simbólicos de la fe cristiana. Traía consigo dos cartas, que Dios Padre le había enviado donde instruía a los indígenas a sublevarse; tanto religiosos como civiles e indígenas conversos debían ser eliminados por ser quienes les habían arrebatado sus tierras, los habían convertido en esclavos y habían traído a su pueblo la enfermedad, la miseria y la destrucción. En noviembre de 1616 estallaría la más grande rebelión tepehuana contra los españoles.

SONY DSC

Sabías qué…?

Es importante saber que, al cabo de tan sólo 50 años de contacto entre españoles e indígenas de Durango, las epidemias, el trabajo forzado en minas y haciendas produjeron un declive demográfico de más del 50% de la población. A finales del primer siglo el número incrementaría a más del 90% de la población exterminada.

epidemias_

Fuentes: Historia de Durango. Tomo 2: La Nueva Vizcaya. 1ra. Ed. 2013. UJED.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s