La vía, patrimonio de Santiago en riesgo

La pequeña ciudad de Santiago Papasquiaro, es uno de los pocos lugares en los que, hasta hace poco, se conservaba un tramo del ramal ferroviario Durango – Tepehuanes. Vía de comunicación inaugurada a principios del siglo XX durante el mandato del General Porfirio Díaz, extendiendo esta red de comunicación y transporte a lo largo del país impulsando así las diferentes zonas del país.

Tras la privatización del ferrocarril en la década de los 90’s, las máquinas y vagones que transitaban por esta región dejaron de hacerlo, la economía de los pequeños pueblos decayó y la dinámica social que se movía con el tren cambió para siempre.

La vía en Santiago, es un espacio público en el que caminantes se encuentran al atravesar de sur a norte la ciudad sin tener que ir por las calles del centro. Así mismo, la avenida que se encuentra justo al lado, también se ha vuelto una de las principales rutas de escape al lento y no regulado tránsito del centro de la ciudad. Sin embargo, nulo mantenimiento se le ha dado a este tramo como a otros sitios históricos de Santiago.

Ha perdurado aún después de que, en 2007, el por fuerza olvidado, proyecto Vías verdes, impulsado por legisladores del Estado, llevó al levantamiento de rieles y durmientes en prácticamente todo el ramal, desde Durango hasta la ciudad de Tepehuanes donde terminaba. El proyecto planteaba la construcción de un parque lineal continuo que conectara pueblos y ciudades y permitiera a deportistas, transeúntes y turistas recorrer el camino que hasta hacia unos años era del ferrocarril.

Aunque sí se retiró la infraestructura del tren, para la gente el beneficio nunca llegó, por alguna razón no se logró y su rastro prácticamente desapareció de la agenda pública. Dejando únicamente desconexión, despojo y añoranza en los pequeños poblados por los que pasaba la vía.

Actualmente, a partir de una iniciativa que no se ha dado a conocer por parte del Ayuntamiento de Santiago Papasquiaro, fue destruida una parte considerable del tendido de la vía, dejando preguntas y desazón en mucha gente que realmente puede ver la importancia de la vía como legado de memoria e historia para el municipio.

Hoy el patrimonio de Santiago Papasquiaro es golpeado por una intención desconocida, que en el caso de pretender homogeneizar nuestra ciudad y suprimir los elementos que condensan nuestra identidad para convertirlos en cualquier sitio de cualquier lugar.

Exhortamos al municipio y también a la gente a intervenir en la protección del patrimonio que ha sido vejado con la promesa de la supuesta modernización. Modernización que bien podría empezar por la mejora de los servicios básicos, la creación de nuevos espacios públicos y el impulso a la cultura de Santiago Papasquiaro. Y por supuesto, buscar la modernización de espacios como la vía a través de una integración no dañina para el patrimonio que permita conservar el valor de cada sitio y volverlo accesible, sostenible y por supuesto un motor económico para la ciudad.

También puedes leer más acerca del tema del ferrocarril y los pueblos en desconexión a través de las publicaciones pertenecientes al proyecto “Los pueblos del tren”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s