Tejamen; historias al final de los llanos

Desde la ciudad de Nuevo Ideal, a unos veinte minutos en auto se puede llegar a Tejamen, un pueblo del noroeste que sacude su brillo del polvo que las ausencias le van dejando. La entrada al lugar está señalada por unos arcos de metal que dan la bienvenida, y cerca de los que empiezan a verse las primeras casas, muchas de adobe.

La calle principal permite conducir directo hasta la presa, pero es preferible caminar para ir descubriendo a paso lento todos los detalles que puedan estar escondidos en un pueblo tan viejo como lo es Tejamen, sitio que, por cierto, es el lugar de nacimiento de Felipe Pescador, hombre ilustre que dignificó el trabajo de los ferrocarrileros mexicanos.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (45)

En ruinas muchas de las casas, otras se sostienen porque quienes las habitan las mantienen en pie, bien se dice que una casa de adobe que está deshabitada al poco tiempo empieza a derrumbarse. El pueblo alberga alrededor de 500 habitantes, y tiene varias historias que contar, aunque es un lugar de carácter más bien discreto, como el arroyo que lo atraviesa y se convierte en una conexión y afluente directo para la Laguna de Santiaguillo.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (24)

Su origen y vocación minera trajeron buenos tiempos al lugar. La historia minera del lugar se remonta a 1885 con el gambusinaje, en el periodo de 1900 a 1905 se instalaron las compañías mineras Eureka y El Duraznito para comenzar la explotación de diversas minas en el lugar como fueron, Melchor Ocampo, La Fama, Eureka, Matilde, La Cuña, El Durazno, entre otras. La incertidumbre que provocó la Revolución Mexicana llevó a la suspensión de la producción. En los años 70’s comenzó la explotación a baja escala de la mina Cerro Prieto. Actualmente no existen proyectos mineros de relevancia para el lugar.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (21)

Siguiendo la calle se puede llegar a la capilla del lugar, un edificio de más de trescientos años que deslumbra en su modestia. La fuerte tradición católica de los habitantes de Tejamen se deja ver en el templo que conserva muchos detalles antiguos, por ejemplo, en una de las esquinas de su pequeño atrio se encuentra un reloj de sol; los detalles en piedra que enmarcan la puerta son el comienzo. Al entrar es notable el esmero que la comunidad tiene hacia el templo, que tiene advocación a la Virgen de Guadalupe.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (14)

Los mosaicos rojos, las viejas pinturas y las piezas de imaginería esconden un poco al cristo crucificado que ahí se encuentra, montado sobre un tronco de encino en forma de cruz, que según cuentan los vecinos, lo encontraron en la sierra y ajustó perfecto a la imagen, por lo que así se conserva. En medio se encuentra aún un púlpito, que hace tiempo era usado por los sacerdotes para oficiar la misa.

Avanzando más, se puede llegar hasta la presa de Tejamen alimentada por los arroyos Sapioris y Paso de los Alisos, vale la pena subir una breve cuesta que tiene como recompensa un inspirador panorama en el que la presa con su peña en medio y la sierra de la Magdalena al fondo pide un buen rato de contemplación.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (35)

Tejamen es un pueblo que guarda con recelo su patrimonio, cuida de él y lo alimenta con la añoranza y la fuerza de las tradiciones que unen a los lugareños. Es un lugar para visitar, cuidar y promover en el noroeste de Durango.

Tejamen _ Tierra Mixta _ Cristian Herrera _2020 (36)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s