Off-Topic

Semana Santa

SS_A1217

¿Dónde se ha escondido ese ingrediente fundamental del ser espiritual? Será que la reflexión auténtica se cuela entre los muros binarios. Este no es un mensaje sobre la pasión de Cristo o la iglesia católica, sino sobre la capacidad personal y grupal para reflexionar.

Estamos viviendo la conocida como Semana Santa, un pretexto para vacaciones, viajes, fiestas, comidas, disfrute en general. Un tiempo en el que la economía mejora, el clima se vuelve más agradable, pareciera que en estos días la vida nos exige menos y, por cierto, tiene como origen la conmemoración de la pasión, muerte y resurrección de Cristo.

El viacrucis viviente se realiza desde hace 35 años en Santiago Papasquiaro. Una representación que con el tiempo ha crecido notablemente en múltiples aspectos, por decir algo, visualmente es mejor. El número de actores se ha multiplicado, así como la cantidad de personas que acuden a presenciar el rito de inicio a fin.

Hablar pues de 35 años es poner a relucir una tradición viva. Pero, como muchas de las viejas costumbres, se ha ido transformando en la medida en que nuestra sociedad ha evolucionado. Actualmente uno acude a estas escenificaciones como parte de una costumbre, un relato para los pulgares, un entretenimiento… pasar la tarde. Ahora, “Ser parte de” es convertirse también en actor, y en líneas generales asumir que entendemos el significado de estar allí, siempre sin esfuerzo alguno, similar al de presionar “Me gusta”.

Hoy, la preparación que durante varios meses llevan los actores y organizadores de la proeza es recompensado con la gran concurrencia, las cámaras, el aplauso y el ego. Niños gritando, personas cuchicheando, corridos a alto volumen, fotos y repeticiones, que andan junto al recorrido de hora y media, doce estaciones, cuestas y sol de mediodía, donde el espectáculo sustituye a la oración.

Toca débil una iglesia, una fiesta y un gran esfuerzo en la puerta de una sociedad ensimismada, ajena a la realidad, donde la impunidad es aceptada, se soporta la mediocridad y domina lo estridente. Toca débil, por naturaleza, la costumbre y la doctrina añejas a un adicto joven. Toca débil un mensaje universal en una era digital.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s