Columnas

ESAS FAMOSAS REFORMAS ESTRUCTURALES….

M.Sc. DAVID ALEJANDRO CORREA HOLGUÍN

Me ha tocado platicar en varias ocasiones con funcionarios federales, delegados de secretarías y personas del gobierno y les pregunto: ¿usted sabe que son las reformas estructurales?, ellos me contestan “son algo que nos va ayudar mucho a los mexicanos, van a generar más empleo y disminuir los precios…”

La teoría Económica nos dice que las reformas estructurales son cambios que se deben hacer a la constitución para implementar el modelo económico neoliberal, el cual propone básicamente, que las empresas privadas deben controlar la economía (privatizar) para generar más y mejores productos a bajos por medio del libre mercado. Su mayor exponente, el economista Estadounidense Milton Friedman, dijo que el neoliberalismo reduciría la brecha entre ricos y pobres, mejorando la redistribución de la riqueza.

A 25 años de las primeras reformas estructurales puestas en marcha por Salinas de Gortari, las estadísticas demuestran que lo que se ha generado es un resultado totalmente opuesto a las predicciones de Friedman. Para el 2008, México fue el país de la OCDE con la mayor desigualdad económica (0.47 en el coeficiente de Gini[1]). Sin embargo, los defensores de las reformas argumentan que el PIB de los mexicanos ha aumentado significativamente de los 90´s a la fecha, y tienen razón, pero no  debemos olvidar que este indicador macro económico reduccionista es engañoso. Un ejemplo estimado lector: supongamos que usted poseyera 20 autos y yo ninguno, estadísticamente yo tendría 10 y usted otros 10…. Según la revista Forbes la fortuna de Carlos Slim (uno de los mayores beneficiados de las reformas de Salinas) ascendía en el 2014 a 72 mil millones de dólares, colocándolo entre los más ricos del mundo, pero usted y yo sí mucho llegamos a tener un ahorrito en el banco de 50 a 80 mil devaluados pesos y eso si no tenemos deudas.

Enrique Peña Nieto desde el inicio de su administración en 2012 implementó la segunda oleada de reformas estructurales, y pesar que los resultados evidencian el rotundo fracaso de estas políticas económicas no pudieron mover a México en 25 años de haberse aplicado, no se entiende el por qué continuar con ellas, ¿será acaso que hay algunos interesados en las privatizaciones y aspiran a ser los nuevos Carlos Slim de México?, ¿será que aquellos encargados de aprobar dichas reformas (Diputados y Senadores) reciben alguna regalía o comisión por ello?…

Estimado lector, ahora cada vez que vea en el noticiero de López Dóriga, o le toque hablar con algún defensor de las reformas o funcionario de gobierno que las promueve, pregúntese a usted mismo si en realidad son tan buenas como dicen, esas famosas reformas estructurales…

 [1] Cuando el coeficiente de Gini se acerca a 1 la desigualdad social es más alta, cuando se acerca a 0 no existe desigualdad social.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s