Columnas

¿QUÉ TANTO LEES?

columna_ok

Desde hace un buen tiempo el hábito de la lectura en nuestro país, según algunos organismos nacionales e internacionales, ha ido en aumento, aunque me da la impresión que en décadas pasadas se tendía más a leer en serio, fuese el periódico, una revista de cualquier tipo, o un buen libro; incluso eran muy comunes los círculos de personas intelectuales que se reunían a tomar un café y compartir sus brillantes ideas.

DATOS DE INTERÉS

Hoy en día, no obstante las encuestas de algunas instituciones, como Conaculta en su última encuesta del 2014, que dice que un mexicano lee en promedio 5.3 libros al año, de entre los cuales el 1.8 son leídos por necesidad; o la Encuesta Nacional de Lectura que dice que un mexicano lee 2.88 libros al año, más que la encuesta anterior donde se leía 2.6 libros al año. En mi punto de vista, lo que sucede en realidad es que se lee demasiado poco. El siguiente dato es importante: “México ocupa el lugar número 24 (en el ranking mundial) con 5.5 horas de lectura (a la semana). La Encuesta Nacional de Lectura 2012 realizada por la Fundación Mexicana para el Fomento de la Lectura reveló que uno de cada dos hogares en México solamente tiene entre uno y 10 libros que no son escolares. El 54% de los encuestados indicaron que no leen cotidianamente y el 35% aseguró no haber leído un solo libro en su vida”.

La UNESCO revela la realidad de México que dice que se encuentra en el puesto 107 de 108 países en el hábito de la lectura con apenas dos libros en promedio por mexicano al año. El 40% de los mexicanos jamás ha pisado una librería, el 13% nunca ha leído un libro y el 70% de los mexicanos lee lo mismo que antes o menos, según cifras de la Encuesta Nacional de Lectura del Conaculta. Este último dato contradice el primero arriba mencionado el cual pretende hacernos creer que los mexicanos leemos más que antes. De los países en el mundo que encabezan la lista entre los que más leen son: India, Tailandia, China y Filipinas. Incluso un Japonés lee hasta 47 libros al año, un alemán hasta 15 libros por año, y sin embargo, también ellos leen cada vez menos. De los países latinoamericanos Venezuela y Argentina se encuentran muy por encima de México. El índice de analfabetismo en México es de 13,9 de los 15 años en adelante; Argentina tiene un 1,9 índice de analfabetismo y en promedio leen 7 libros al año.

TE INVITO A LEER

Luego de presentarte estos datos que a mi punto de vista son iluminadores, ésta revista que tú, amable lector(a), estás consumiendo, pretende fomentar en ti el maravilloso hábito de la lectura. Me parece que es una estupenda oportunidad, que si bien no es un libro, y los artículos que en ésta se publican, a partir de esta aparición, no poseen el valor científico que tiene un libro, que no puedes desaprovechar para alimentarte con la variedad de temas que de seguro ya habrás encontrado en esta su primera publicación.

Por mi parte, intentaré, y eso me lo prometo a mí mismo, aprovechar esta estupenda oportunidad para transmitir en estos espacios de papel, el pensamiento tan rico que la Iglesia puede aportar al mundo y a cualquier sociedad sobre los valores, sean naturales o espirituales, así como también los valores sociales; no tendré ningún reparo en hablar sobre cualquier tema, sea clásico o de actualidad, en el que la Iglesia pueda aportar su granito de arena en la construcción de un mundo nuevo, siempre iluminada por el Evangelio, pero ante todo para intentar por todos los medios transmitir la verdad, y por supuesto, la Verdad (con mayúscula) que es Cristo.

Te invito amable lector(a) que fomentes el valor de la lectura. En nuestra sociedad, también en la santiaguera, hay muchos esfuerzos para extender, sobre todo a los jóvenes tan abrumados por las redes sociales, el valor de la lectura, con el fin de enriquecernos espiritualmente con bellas lecturas de cualquier género literario. Pero, cuidado, te invito a que sepas escoger lo que lees, y sobre todo acarrearte de los criterios suficientes para seleccionar lecturas que valgan la pena y que no sean de simple entretenimiento; ya tenemos bastante con el que nos proporciona la televisión. A propósito de ésta última, el filósofo español Carlos Días en su primer tomo de la serie “Soy amado, Luego Existo”, hace un estudio pormenorizado sobre el daño espantoso que provoca la televisión en nuestra sociedad actual, sobre todo en los más vulnerables de ésta: los niños. Por tal motivo, podrías elegir bien lo que vas a leer; espero que esta revista siempre sea una buena elección y que su contenido todo, sea digno de ser tomado en consideración. Hasta la próxima.

Pbro. Rafael Villarreal Ordaz.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s